Una sonrisa de tres segundos

IMG_20141129_010611

Yo sé irme, me arranco a la gente de los ojos, no giro la mirada, y paso página sin titubear. Sé irme, lo que no sé, es seguir entera…
Y da igual, porque todos los días llega alguien capaz de llenar esos vacíos, de conseguir que tus pedazos vuelvan a encajar… Y es lo mejor que te puede dar la vida, personas, sonrisas, abrazos, caricias, besos, momentos eternos… Y no me importa romperme porque siempre habrá personas que te vuelvan a armar. #quebonitalavida 💜

Te levantas un día, revisas tus mensajes, tus notificaciones… yo me paro a analizar las personas que tengo hoy en día en mi vida, y sobre todo pienso, que será de aquellas que ya no están, qué hace apenas unos meses, quizás un año, estaban en todos tus planes, que sus nombres aparecían en las notificaciones diarias… Creo que he sabido borrarlas, que se alejarme de ellas cuando es necesario, cuando ya no tienen nada más que aportar, pero, ¿seguimos iguales que el día que entraron en nuestras vidas? yo creo que no, aportan si, pero cuando se van, cuando ocurre de alguna manera trágica, negativa… hay algo que se llevan de nosotros, o por lo menos que se pierde. Dejan vacios, cuestiones sin resolver. Porque nunca un conflicto con una persona se resuelve del todo, porque somos distintos y nunca se llega a un acuerdo pleno. Y me pregunto, ¿esto sucede y ya está? ¿debemos resignarnos a  seguir con un vacío? la verdad es que si, esto sucede y ya está, duele un tiempo, pero me he dado cuenta, que hay cosas que simplemente se acaban, personas que se van, pero llegan otras, que ocupan el lugar, que llenan incluso más, y que esto y el tiempo hace que se olvide y que ese vacio deje de existir. Te ayudan a perdonar.
Son heridas, que se abren, sangran, pero que cicatrizan, algunas dejan huella, unas más que otras. Pero el tiempo y la curación (que no es más que la dedicación que nos damos a nosotros mismo, es decir amor propio) nos ayudará a seguir más ligeros, descargarnos esa mochila (el perdón único y verdadero)  y a que desaparezca (el olvido) . Pero lo más importante es que he averiguado que todo esto ocurre con el esfuerzo, las ganas y sobre todo gracias a las personas que día a día nos acompañan, para enseñarnos algo nuevo o para provocarnos una simple sonrisa de tres segundos. Tres segundos que son capaces de hacerte perdonar todo lo anterior, te enseñan que has tenido que hacer ese camino hasta llegar al momento presente, el “ahora”, eso es lo mejor de seguir adelante, darte cuenta que merece la pena.

http://ristomejide.com/2015/06/29/perdona-pero-perdona/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s